Tuesday, November 15, 2016

Estás por comprar un carro usado? ¡La FTC tiene una buena oferta para ti!

Si estás por comprar un carro usado, pero no sabes por dónde empezar, la FTC te da la bienvenida a su nueva página web ftc.gov/carrosusados.
La página está repleta de información gratuita sobre todo lo que necesitas, desde cómo comparar carros, costos, garantías y contratos de servicio hasta explicaciones sobre las opciones de pago y dónde reportar problemas.
¿Listo para salir a comprar? Te damos algunas recomendaciones para ayudarte a conducir por el buen camino:
  • Ten en cuenta tus hábitos de conductor, el propósito para el que usarás el carro y tu presupuesto.
  • Prueba las condiciones de manejo del carro en diferentes tipos de terreno y situaciones — colinas, autopistas, y en el tránsito de la ciudad.
  • Consigue el informe del historial del vehículo antes de comprarlo. Los reportes del historial de un vehículo pueden darte mucha información sobre un carro usado. Un informe podría incluir datos sobre los anteriores propietarios, indicar si el carro tuvo algún accidente, sus registros de su reparación y si alguna vez se declaró el siniestro total del vehículo.
  • Considera contratar los servicios de un mecánico independiente para que inspeccione el carro. Hacer una inspección es una buena idea, incluso si el concesionario “certificó” el carro y lo hizo inspeccionar.
  • Calcula cuánto pagar por un carro usado. Hay servicios comerciales que tiene información sobre el valor y cálculo de precio de los vehículos, entre los que se incluyen: Edmunds.comKelley Blue Book y National Automobile Dealers Association Guides.
  • Busca la Guía del Comprador. Los concesionarios deben fijar una copia en todos los carros usados que ofrezcan a la venta y deben entregarles la guía a los compradores después de la venta. La Guía te indica cuáles son los principales sistemas mecánicos y eléctricos del carro, incluyendo algunos de los principales problemas que se deben revisar; si el vehículo se vende “como está” o con garantía; el porcentaje del costo de reparación que le corresponde pagar al concesionario bajo la garantía y dice que el concesionario debe poner todas las promesas por escrito. 
Gracias por pasar a visitarnos. ¡Feliz paseo en carro!